En 1989, la Fundación para la Asistencia Comunitaria Internacional o FINCA (por sus siglas en inglés: Foundation for International Community Assistance) abrió puertas al mercado hondureño sirviendo primero como Organización No Gubernamental. Honduras se convirtió en el segundo país con presencia de FINCA en Latino américa en ejecutar las buenas prácticas de la Banca Comunal Tradicional o “Village Banking” llegando a miles de personas con grave necesidad de tener capital para sus negocios y salir adelante.

En el año 2007, FINCA Honduras se convierte en una Institución Financiera sirviendo a una amplia cartera de clientes préstamos individuales y grupales.

Actualmente FH tiene licencia regulada por la Comisión Nacional de Banca y Seguros para aceptar depósitos, y funciona en áreas rurales y urbanas a través de diecinueve sucursales en todo el país.